3 - HOMENAJE

 

 

“CARPE DIEM .... aprovecha el día presente”

 

                                  Palabras de Horacio ( ODA I,11,8 ) que recuerda

                                  que es corta la vida y debemos apresurarnos a

                                  gozar de ella.

 

 

Si tuviera que contar a partir de que momento ó que acontecimiento comencé a investigar sobre la historia de mi apellido, no podría precisarlo; solo recuerdo algunos comentarios de mi padre, las preguntas que yo le hacía y muchas respuestas que se me perdieron en el tiempo.

 

Mi padre, José Joaquín de los Hoyos, falleció el 17 de Octubre de 1989; por ese entonces yo aún no tenía hijos y solo me quedaban algunos recuerdos de comentarios sobre el origen del apellido, pocos datos de mi familia más cercana, una caja de fotos y dos lugares repetidos : Capilla del Señor y Castilla La Vieja.

 

En ese momento y hasta donde yo sabía, era el último descendiente del apellido aquí en Argentina, pero entre los años 1990 y 1995 nacerían mis tres hijos, María Daniela, Santiago Martín y María Paula y entonces lamenté aún más no tener a mi padre para poder responderles en el futuro a mis hijos las preguntas que ellos, ahora quienes llevarían mi apellido, seguramente me harían sobre nuestros orígenes.

 

Y todo comenzó a partir de un hecho fortuito, como lo fue encontrar en casa de mi madre durante Diciembre del año 1996 y entre unos libros viejos, la Libreta de Familia de mis Abuelos Paternos con los registros de su casamiento, fallecimiento y los nacimientos de sus hijos, mis tíos.

 

Así fui averiguando y conociendo los primeros datos y también fue surgiendo la idea y la necesidad de registrar de alguna forma todo lo que iba conociendo, imaginando un legado, una cronología de fechas, lugares y personas, ocupaciones, fotos, anécdotas, nacimientos y muertes, despojado de tristezas ó melancolías; algo así como un registro ancestral de la familia y del apellido, que se pudiera seguir con el tiempo y que cada descendiente fuera completando a su turno; quizás como una forma egoísta de trascender para que nuestros hechos no se pierdan en el tiempo y el olvido.

 

De a poco fui consiguiendo datos de familiares contemporáneos y antiguos; de muchos de ellos solo nos queda su nombre, no tenemos información sobre lo que hicieron, como vivieron ó como murieron, apenas algunas referencias de la época y su zona de nacimiento.

 

Si bien mi idea era realizar un trabajo solo para mi familia directa, cuando la magnitud de los datos encontrados superó todas mis expectativas, me pareció que lo mas adecuado era publicar en Internet una página personal sobre la genealogía del apellido y el resultado de mi investigación, tal como menciono en el Inicio, para referencia de todos los de los Hoyos desde cualquier parte del mundo y para que las generaciones futuras tengan la posibilidad de conocer de donde provenían y quienes fueron sus antepasados.

 

Los invito entonces a recorrer estas páginas, recogiendo la experiencia de lo que decían Los Celtas que “... el hombre es como un árbol, con raíces, troncos y ramas que lo elevan al cielo para acercarlo al infinito ...“, idea que me pareció excelente para bucear en el pasado, el presente y el futuro de nuestro apellido; tanto para rescatar sus nombres de la historia como para homenajear la memoria de quienes nos antecedieron.

 

 

 

 

 

 

 Daniel José de los Hoyos

 

 

INICIO